jueves, 13 de noviembre de 2014

«Una de Hitchcock»

Camino por una calle fría y ruidosa de la sorprendente Nueva York. El juego de luces, los edificios y las esquinas conocidas me transportan a revivir la escena de una película ya vista.

La calle está desierta. El ruido de mis pasos inundan, por el efecto del sempiterno eco, cada uno de mis pasos. Las luces de las farolas balancean a las sombras como queriendo jugar con ellas, imitando a las lejanas olas. A pocos metros un hombre alto y muy robusto, vestido todo de negro, sale de un zaguán haciendo mucho ruido. Sobre su hombro derecho lleva una pesada carga. Pese a su duro aspecto, se ve sorprendido por mi presencia. Sin duda no me esperaba. 

Se queda parado, a medio paso entre la puerta de la que ha salido y de un conjunto de cubos de basura, metálicos, que parecían ser su destino.

Al verlo me detengo. La media luz que alumbra la escena me permite ver con aparente claridad su torcida nariz, sin duda rota en alguna pelea callejera, y la cicatriz que le atraviesa la comisura de los labios. 

Él recoloca sobre su hombro la pesada carga alargada, protegida por una gran bolsa negra de basura, y emite lo que pretende ser, sin lograrlo, una sonrisa. Sin dejar de mirarme avanza el par de pasos y la deja caer sobre el suelo. El estruendo es seco y potente. Se sacude las palmas de las manos y, cuando observa que estoy mirando el estirado bulto que acaba de soltar, se lleva el dedo gordo a la garganta y, atravesándome con su mirada se lo pasa de un lado a otro realizando el conocido gesto amenazador. Tras lo cual se marcha.

Acobardado, antes de continuar mi camino, vuelvo a mirar el bulto del suelo. O mi imaginación me ha jugado una mala pasada o aquí huele a muerto. Y es que en esta ciudad se graban muchas películas.
Imagen de mi móvil, saca el pasado octubre cerca de Central Park.

8 comentarios:

  1. Parece una historia del siglo XIX hasta que se ve la imagen...., igual deberías enviar la prueba fotográfica al FBI ;-) Cuñi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Entraría en un programa de protección de testigos? Me da miedo de que el "ganster" en cuestión se haya quedado con mi cara.

      Eliminar
  2. De gallina me saquedao er pellejo, de gallina...
    Si es que te lo tengo dicho, no pase por esa calle, que un día te van a echar un muerto... ¿Ves, mardito roedó?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y al final muertos, lo que se dicen muertos, varios me están cayendo. Mardito roedó.

      Eliminar
  3. La calle está desierta pero la llenaste con tus letras.

    Bonito blog, me quedo descubriendo más entradas, con tu permiso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer verte pasear por aquí. Vuelve cuando quieras.

      Eliminar

Deja aquí tus ideas, sugerencias, consejos... Sería fantástico que firmases tu texto. Muchas gracias por visitarme.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails