jueves, 20 de noviembre de 2014

«La voz interior»


Imagen extraída, sin permiso, de San Google
Descansaba un poco en el sofá, como lo hacía todas las tardes tras el almuerzo. En el preciso momento en que cerré los ojos, aquella chirriante voz me puso en pie de golpe: «Deberías airearte un poco, deberías airearte un poco, deberías airearte…». La impertinente voz interior me repetía, de manera incesante, aquella frase, una y otra vez, como un gorgoteo constante, todo el rato con la misma cadencia.

Me llevé las manos a la cabeza. Apretar las sienes no parecía llevar a ningún sitio. Ella seguía con su cantinela.

La repetición era sobre la misma superficie, encima del mismo punto de mi cerebro, sin moverse ni un milímetro. El efecto que hacía a mi salud mental era erosivo, corrosivo.

Quería terminar de escucharla, así que, no pude más, le hice caso y me lance por la ventana. Entonces escuché el resto: «…aunque no eres inmortal, idiota».

6 comentarios:

  1. Tienes que cambiar de vida... y de amigas...

    ResponderEliminar
  2. Paciencia, paciencia que es la madre de la ciencia. De haber esperado a que terminara la frase... Cuñi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pos eso, igual tendríamos otra historia que contar.

      Eliminar
  3. Muchas veces debemos escuchar a esa voz interior que alguna vez vibra en nuestro interior, tiene mucho que decirnos ...

    ResponderEliminar

Deja aquí tus ideas, sugerencias, consejos... Sería fantástico que firmases tu texto. Muchas gracias por visitarme.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails