jueves, 10 de febrero de 2011

«La reclamación»



Tras un rato en aquella larga cola, y sin saber muy bien qué hacía allí, llegó su turno. Sin mediar palabra estiró su brazo por debajo de la pequeña rendija y entregó el documento que llevaba en la mano. El oficinista la examinó con desdén y con una voz desconcertante lo miró y dijo:
Le cobran en aquella fila de la izquierda, si no le importa ─dijo el funcionario sin apenas levantar la vista de la hoja de admisión.
─ No verá ─intentó intervenir el sorprendido individuo─ Esto es un error, yo no debería de estar aquí.
─¡Ya!, todos dicen lo mismo al llegar. ¡Siguiente!
─No, por favor, espere, ¿dónde puedo presentar una reclamación?
Por fin, aquellas palabras parecieron surtir algún efecto. El empleado levantó su mirada y, por encima de las gafas dijo:
─Está usted muerto y en el infierno, ¿de verdad cree que alguien le hará caso? ¡Siguiente!

6 comentarios:

  1. ¡Pobrecito! vaya forma de decirle a uno las cosas...pero lo que está claro es que hay que asumir las cosas según vayan llegando...

    Myriam

    ResponderEliminar
  2. Pues por lo menos se lo aclaró, otros ni eso! Cuñi.

    ResponderEliminar
  3. Pobrecito ya se imagina lo q le espera
    CAmen

    ResponderEliminar
  4. MYRIAM: Tal como viene hay que cogerlo.

    cuñi: Es que los hay en las nubes.

    CARMEN: se lo imagina o no...

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡que falta tienen muchas/os de reclamaciones!!!...por ineptas/os

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, otros/as en cambio, les sobran y ahí siguen.

      Eliminar

Deja aquí tus ideas, sugerencias, consejos... Sería fantástico que firmases tu texto. Muchas gracias por visitarme.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails